Concierto de Navidad 2016

El fantasma de la ópera es un musical con música de Andrew Lloyd Webber, letras de Charles Hart y Richard Stilgoe, y libreto de los propios Andrew Lloyd Webber y Richard Stilgoe. Está basado en la novela francesa Le Fantôme de l’Opéra de Gastón Leroux y, al igual que en ésta, su trama central se desarrolla en torno a Christine Daaé, una hermosa soprano de la Ópera de París que se convierte en la obsesión de un misterioso compositor desfigurado.

Dirigido por Harold Prince y coreografiado por Gillian Lynne, el espectáculo debutó en 1986 en el West End y dos años después llegó a Broadway, obteniendo numerosos galardones entre los que se incluyen los premios Olivier yTony al mejor musical y al mejor actor (Michael Crawford). En la actualidad ocupa el primer puesto de la lista de espectáculos de mayor permanencia en cartel en la historia de Broadway y el tercero en la del West End, por detrás de La ratonera y Los miserables.

Con más de 140 millones de espectadores acumulados y unos ingresos globales que superan los 6.000 millones de dólares, El fantasma de la ópera es la segunda producción teatral con mayor recaudación de todos los tiempos, solo por detrás de El rey león.1

 

«El Fantasma de la Ópera» cuenta una de las más inolvidables historias de amor que transcurre en el París del siglo XIX y tiene como escenario la famosa Ópera Garnier. En las catacumbas del teatro vive, escondido en la oscuridad, Erik, un desfigurado genio musical que se dedica a horrorizar al elenco de artistas que trabajan allí. Una serie de accidentes, altercados y muertes genera el rumor en las calles de París de que la Ópera Garnier está encantada por un fantasma. La llegada de una virtuosa soprano hará que Erik sienta el amor más grande y doloroso, desencadenando una historia de celos y amores obsesivos que amenazan con llevar la situación más allá de los límites.

 

Johan de Meij

Johan de Meij (Voorburg, 1953) estudió trombón y dirección de orquesta en el Real Conservatorio de Música de La Haya. Ha ganado fama internacional como compositor y arreglista. Su catálogo consta de composiciones originales, transcripciones y arreglos sinfónicos de bandas sonoras y de musicales.

Además de compositor y arreglista, Johan de Meij es un activo intérprete, director, miembro de tribunales y profesor. Como un trombonista e intérprete de bombardino ha formado parte de las agrupaciones y orquestas más importantes en los Países Bajos, como el Ensemble de viento de los Países Bajos, el Sexteto Holandés de Metal, la Orquesta de la Radio Cámara, la Banda Sinfónica de Amsterdam y la Orquesta “De Volharding”. Ha dirigido algunas de las principales bandas de Europa, Asia, Australia, América.

Johan de Meij es uno de los compositores de música para banda más prestigiosos. Su repertorio, tanto el original como sus muchos arreglos para esta formación pueden oírse por todo el mundo.del Norte y del Sur y ha impartido clases magistrales en todo el mundo.

“Siempre he tocado en bandas pero también lo he hecho en orquestas. He estado siempre viviendo entre dos mundos, y he intentado conectar estos dos mundos durante toda mi vida en mi escritura. En mi enfoque, la orquesta de vientos es tratada como una orquesta sinfónica: en la orquestación, en la duración de las obras…”

“Me considero muy práctico. Escribo como músico, como intérprete. He sido intérprete toda mi vida, y creo que eso se puede oír en mis partituras. Práctico. Escribo buenos papeles para todos los músicos: el tercer clarinete es tan importante como el primero, del segundo oboe no hay que olvidarse, etcétera.”

“Es un fenómeno. Diría que la orquesta sinfónica está acabando. Ha tenido un repertorio magnífico, y todavía se sigue componiendo, pero la banda está viviendo un gran desarrollo. Y no sólo en Europa sino China, Taiwan, Sudamérica… Se está haciendo muy popular y es fantástico. Me siento emocionado por formar parte de esto.”

“Creo que ahora no hay tantas diferencias. Uno de mis objetivos es acercar la orquesta de vientos a la orquesta sinfónica en estilo y también en los conciertos. Me refiero a que ya no sólo es tocar en un pequeño kiosko, con uniformes graciosos y tocando marchas. Hoy en día,  por ejemplo, ves a las bandas, y van igual que una orquesta. De modo que la brecha entre estos espacios se va cerrando, lo cual es bueno.”

“ Ese es mi trabajo: hacer que la gente joven disfrute de la belleza de la música, y la fascinación por crearla o tocarla. Ese es el mensaje más importante: transmitir mi amor y pasión por la música, allá donde voy.”

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *